Industria de piratería quiebra por culpa de Netflix: vendedores de Tepito exigen justicia

Tepico.- La industria del cine en Tepito se declaró en quiebra a inicios de este mes, luego de que las ventas en películas piratas clones se vinieran en picada por la llegada de plataformas digitales como Netflix, Blim o Claro Video, exigiendo a las autoridades que crearan un ambiente justo para ambas partes.

No manches, banda, hace como cuatro años vendíamos casi $10,000 pesos diarios, es más, los polis se paraban a surtirse. Pero luego llegó esa madre del ‘nestlis’ y ya nadie quiere comprarnos, se nos están quedando muchos ‘dividis’ en la bodega y ya no van a salir. Queremos que el gobierno haga algo, queremos igualdad de oportunidades. Nos estamos ganando el dinero honradamente“, exigió Nepomuceno Pérez, oriudno del Barrio Bravo y comerciante de artículos piratas.

El mercado de Tepito es el vivo ejemplo de esta situación, pues en los puestos que todavía se dedican a la venta de películas piratas se pueden leer letreros rematando por precios todavía más accesibles varias piezas: “3 películas x $25 varos” o “Llévese 5 y le regalamos la 6“. Además, también le buscaron entrar al mercado de las series, en donde clonaron en un disco varios episodios, pero la estrategia no les funcionó: “namás porque va mal el audio se quejan, pero qué tal cuando vendíamos películas porno, ahí si nadie se quejaba“, matizó Nepomuceno.

Ahora ya hasta andan sacando aplicaciones para pagar al banco desde el teléfono sin tener que salir de casa o algunas que te hacen el mandado en el ‘super’ y también te lo llevan. No manchen, tenemos banda que se gana el pan asaltando, si la gente no sale a la calle, ¿a quién van a atracar? O también van a desaparecer los tianguis, ¿a poco eso es lo que quieren, raza? No chinguen“, condenó molesto Nestor Abundiz, dueño de varios puestos en la Lagunilla.

También algunos vendedores de discos piratas que tienen como plaza de venta el Sistema de Metro de la Ciudad de México, se unieron a las exigencias y se mostraron inconformes con el servicio digital de Netflix, pidiendo a las autoridades apoyo: “ya ni las revistas de sopitas de letras quieren comprar“, lamentaron.

Por otro lado, también la industria de los taxis piratas, los discos de música y hasta la ropa clon también se han visto afectadas por la llegada de plataformas digitales que ofrecen servicios originales o de calidad a mejor precio, específicamente con Uber, Spotify y Linio. Incluso, la industria de música pirata intentó retomar el mercado ofreciendo memorias USB con música variada ya guardada, pero tampoco tuvo mayor éxito.

Otras notas chidas:

Comentarios del feisbuk:
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!