Dejarán entrar a vendedores ambulantes en la Cámara de Diputados, por austeridad

Cámara de diPUTAdos.- La mayoría de Morena en la cámara de diputados resolvió, tras varias intervenciones en donde los miembros del pleno expusieron su necesidad por comer en medio de las sesiones, dejar que vendedores ambulantes puedan entrar a la Cámara Baja para que los diputados tengan a la mano alguna botana o algún objeto de moda, como si estuvieran en el Bosque de Chapultepec.

Lo que queremos es que los legisladores puedan echarse un elote o unos mangos con chile en plena sesión para que no tengan la necesidad de estarse saliendo de la Cámara, así podemos aprovechar más el tiempo y rendir más. Aparte ayer se metió un vendedor de globos y le compré uno del Spiderman a mi sobrino; esos son otros beneficios que nos traerá esta medida“, matizó Porfirio Muñoz Ledo, morenista presidente de la Cámara Baja.

Al inmueble también ingresaron vendedores de Bon-Ice, algodones de azúcar, elotes, tamales y hasta un artista callejero, de esos que fingen ser estatuas suspendidas en el aire y se pintan todo el cuerpo de dorado. “Es que también necesitan distraerse, sino ni van a aprobar nada a gusto“, arremetió Muñoz Ledo.

Entre gritos de “¡se va a llevar el disco con canciones de moda, los últimos éxitos para la fiesta, para las reuniones familiares, 1 en 10, dos por 15, va calado!“, los legisladores aprobaron por mayoría una medida en la que se permitirán la instalación de puestos ambulantes de garnachitas y postres en una zona específica del edificio ubicado en San Lázaro, además que también se destinará un espacio especial para la venta de micheladas, con sonido y mesas para que los legisladores se puedan relajar más y brindarle un mejor servicio al país.

Además, como apoyo al creciente comercio informal del país, no se les cobrarán impuestos ni nada, va a ser como en los tianguis, que se les pedirá una cooperación ‘voluntaria’ forzosa de $10 pesitos nada más, y aparte muchos de nuestros diputados están medio pasados de peso, por lo que prevemos unas buenas ventas para nuestros comerciantes“, concluyó el presidente de la Cámara, mientras se chutaba un esquite con chile del que no pica.

Según Gerardo Fernández Noroña, diputado del PT, pero que tiene sangre chaira de Morena, esta decisión responde a la necesidad de austeridad que busca esta nueva Legislatura: “es que no es lo mismo gastarte $15 pesos en un elote con su mayonesa, queso, bien preparado, que casi $5,000 pesos por cada comida de los diputados, en la pasada legislación. Yo hace rato de una Lulú de tutti-fruti y unas jicamas, fueron $20 varos, obvio no pagué los impuestos de 0.25 centavos que la mafia nos quería imponer, pero si gasté menos”, confesó.

Mañana llegará un vendedor de colchas, cobertores y refractarios para el hogar, de esos que te ponen dos, tres, mire, le voy a poner también dos vasos, una taza, ¿quién dice yo?.

Se espera que, cuando se terminen las construcciones al interior de la Cámara de Diputados, para febrero del año entrante ya existan locales con venta de taquitos al pastor, pambazos, gorditas y fundas para celulares y liberación de equipos: “todo a la mano, para chambearle más“, dijo Noroña, mientras buscaba con quién pelearse, nomás porque estaba aburrido.

Otras notas chidas:

Comentarios del feisbuk:
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!