CHOLOS VENDEDORES DE DULCES SE CONVIERTEN EN ¡PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO!

Vatoz Lokoz.– Tanto se han dado a conocer los famosos Cholos dulceros; aquellos singulares hombrecitos quienes, con sus tatuajes por todo el cuerpo, su cabeza pelada y la ropa holgada, nos alegran el dia en el transporte público con la venta de algun producto confitado o caramelo macizo no caducados ni rotos (los puedes checar sin compromiso).

Las ofertas con las que no inundan a menudo son irresistibles; ya sean tres piezas de “Bubulubu’s” por $10.00, dos chocolates “Nikolo’s” por $5.00 o el instinto de sobrevivencia que te inyectan en cada palabra dicha, causan una sensación que podría compararse con la de algún show lleno de magia y misterio.

Por esto, la UNESCO decidió otorgar el grado de “Patrimonio de la Humanidad” a estos alegres sujetos, pues conforman ya una parte esencial en lo que a la experiencia de viajar en transporte público se refiere. Además, el vocero de dicha organización en nuestro país afirmó que espera sea una especie que perdure mucho tiempo y no terminemos con ella muy pronto.

Entre las razas que conforman la especie de cholos dulceros, destacaron las siguientes:
-Los Cholos ‘choreros’, quienes no te ofrecen ningún producto a cambio de tus monedas; solo les basta un discurso amenazador para hacerte sentir inseguro.
-Los Cholos ‘bubulubuenos’, son aquellos que te ofrecen el ya mencionado producto con malvavisco, casi siempre frío y con la mitad de la cubierta de chocolate pegada en la envoltura.
-Los Cholos ‘Nikolo’s’, raza en proceso de evolución, que no buscan invertir demasiado en su producto pero si triplicar sus ganancias. Sus lugares de venta favoritos son las llamadas ‘combis’.
-Los Cholos ‘del amor’, quienes te venden opcionalmente a fuerzas una paleta de caramelo colorido y de formas ‘románticas’ (según ellos) como corazones, estrellas o animalitos. Sus presas favoritas son las parejas de enamorados.
-Los Cholos ‘de dulces varios’, sujetos que invirtieron lo del taloneo anterior en una bolsa con dulces variados o llamados “bolsa de piñatifiesta” y te venden todo a precios reducidos “para que te animes, razita”.
-Los Cholos ‘acabo de salir del reclu’ o me mandaron de AA’, cargados normalmente con pulseras compradas al mayoreo, pero las cuales, afirman, fueron hechas con todo su esfuerzo en el anexo o en algún taller de Santa Marta Acatitla.

Y así la lista continua, pero estas razas son las que estarán más fielmente protegidas por la UNESCO.
Su vocero también pidió que, de encontrarse con uno de ellos en el transporte, no nos alarmemos y que, en cambio, “denles una moneda que no afecte su economía, miren que ellos están trabajando y de eso a que te arrebaten lo que con esfuerzo te ganas, pues mejor aflojar cinco pesos a tu ‘aifon’, bandita”. Posteriormente el vocero sacó una cajita de Nikolo y comenzo a venderlas en todo el lugar. Los chocolates se le le agotaron en 3 minutos.

-Corresponsal en la Ruta 100

Otras notas chidas:

Comentarios del feisbuk: