Capturan cargamento ilegal de popotes: serían usados para cazar tortuguitas marinas

Cancún, Cancún, Quintana Roo.- El popote, cuyo uso hace apenas unos meses se limitaba a la succión de bebidas, se convirtió en el arma de destrucción de fauna más poderosa que haya creado la raza humana, incluso provocando desastres naturales más grandes que un derrame petrolero o que los desechos contaminantes de los hoteles de Acapulco.

En un magistral operativo, elementos de la Policía Estatal lograron interceptar un peligroso cargamento de popotes con destino a Cancún. Aunque los pasajeros del camión que transportaba la carga se identificaron como trabajadores de la empresa REYMA, que fabrica plásticos y desechables, los agentes de policía dijeron estar seguros que en realidad usarían los dispositivos bélicos para capturar cientos de miles de tortugas marinas en las costas de Quintana Roo para comérselas o algo así.

Tanto el conductor como su copiloto fueron en seguida puestos a disposición del Ministerio Público y se espera que hoy por la noche compartan celda con líderes de cárteles y sicarios en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1 “El Altiplano”, debido a que se consideran presos de máxima seguridad.

Enrique Peña Nieto manifestó su compromiso con el bien de la nación y sus tortuguitas todas bonitas y dijo que lo que queda de su gobierno no tolerará ninguna incidencia con popotes: “este fue un duro golpe para la mafia de los asesinos de tortuguitas, no vamos a seguir permitiendo que usen esos cilindros como instrumentos del diablo“, expresó el todavía mandatario a través de su cuenta de Twitter.

Según PETA, los popotes provocan al año la muerte de más de 100,000,000,000,000 de tortuguitas marinas, de esas que tienen la cara tierna como las que salen en ‘Buscando a Nemo‘, y son responsables también de la guerra en Siria y de que Cristiano Ronaldo haya firmado con el Juventus. Distintas organizaciones sociales, preocupadas por la integridad del delicado ecosistema del mundo, exigieron a las grandes empresas que dejen de producir popotes, incluso le exigieron a la mexicana Pascual que deje de incluir en sus Boing! el popote y que lo sustituya con algo más amigable para el entorno, como por ejemplo, unas tijeras para abrir la esquina del cartoncito o un pica hielos para agujerear el envase.

Los responsables estarán entre 50 y 80 años en prisión, sin derecho a visitas y encadenados comiendo sus propias heces, según indicó el Secretario de la SSP, ya que nadie que no se tiente el corazón al dejar de usar un popote para salvar a una tortuguita marina, no se merece ningún bien, indicó el secretario entre sollozos.

-Corresponsal en Almoloya.

Otras notas chidas:

Comentarios del feisbuk:
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!