Beto y Enrique si eran una pareja gay; confirma guionista de Plaza Sésamo

Cementerio de la Infancia Destruída.- Tras años y años de enormes especulaciones sobre el por qué un par de marionetas hombres vivían juntos, reñían y al final, se terminaban queriendo, finalmente el guionista de la nostálgica serie Plaza Sésamo, Mark Saltzman, soltó la sopa para terminar con la infancia de muchos chavorrucos y anunció que, de hecho, Beto y Enrique si eran gays y que además, eran una feliz pareja.

En una entrevista que dio a Queerty sobre la serie para niños que a muchos nos trae recuerdos memorables de nuestra infancia, Mark Saltzman reconoció que cuando escribía los guiones y diálogos de Beto y Enrique, en realidad los estaba concibiendo como una pareja homosexual.

Esto ayudó a despejar muchas dudas, gracias al entrevistador David Reddish, quien no atinaba a cómo lanzar su duda (y la de muchos de nosotros), hasta que finalmente logró plantearlo: “¿Pensabas en Beto y Enrique como una pareja gay?, ¿Te lo preguntaste alguna vez?“.

El guionista también recordó que un niño preguntó le preguntó a su madre si Beto y Enrique eran amantes, y desde entonces no dejó de escuchar rumores sobre el asunto. Puntualizó que “Cuando escribía sobre Beto y Enrique lo eran. No tenía otra forma de contextualizarlos“, confesó. Además de todo, el guionista también reconoció que los personajes eran inspirados en su propia relación gay que mantenía con su pareja Arnold Gassman, un montador de cine. “Más de una persona se ha referido a Arnie y a mi como Beto y Enrique“, arremetió, mientras dejó a todos con cara de “¡Ay, güey!“.

Saltzman también reconoció que veía a los personajes reflejados en su relación: “Arnie era como Enrique, el ordenado y organizado. Yo era como Beto, más bromista. Esta es la dinámica que llevé a los personajes“, concluyó. Sin embargo, señaló que en sí, su objetivo era demostrar que dos personas totalmente diferentes, podían llevarse bien.

Aunque antes nadie dentro del equipo de Plaza Sésamo haya confesado que se mantenía una relación gay entre dos de los personajes más queridos de la época, ya era un secreto a voces y del que muchos daban por sentado que era la neta. Mark dice recordar cómo en 2013, The New Yorker utilizó una imagen de ambas marionetas como portada cuando el Tribunal Supremo de Estados Unidos decidió aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Probablemente la relación de estos dos personajes dejaron en vista de todos lo bonito que puede ser un amor gay, apoyando la tolerancia hacia estas preferencias sexuales y a ahondar en lo bonito que puede resultar una amistad con personas que parecieran tan contrarias. Qué chulada, a final de cuentas.

Otras notas chidas:

Comentarios del feisbuk:
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!