AMLO y Trump se reunen por primera vez en un restaurante de gorditas

Gorditas Doña Mary.- El encuentro entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, se estuvo posponiendo mes con mes porque no se podía concretar un lugar, fecha y hora que beneficiara a ambas partes. Sin embargo, esta mañana ambos mandatarios se pudieron reunir en un restaurante de gorditas en la carretera México-Texcoco.

De acuerdo con medios oficiales, durante el encuentro el futuro mandatario mexicano le pidió una gordita de quesillo y una de chicharrón al presidente Trump, quien remató con una órden de tlacoyitos con verdura. “La reunión fue fantástica, pero creo que lo que más anotó puntos a favor de López Obrador fue la salsa verde que Trump no pudo aguantar y de la que quedó maravillado al ver a nuestro presidente echarle hasta tres cucharadas de ella“, matizó Yeidckol Polevnsky, quien también estuvo presente.

López Obrador abundó en que su estrategia para mejorar la relación bilateral con los Estados Unidos está en que conozcan la gastronomía mexicana: “las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de Peña han fallado porque los gringos de alto rango nunca se habían chutado unas gorditas con una Lulú de tutti frutti. Es más, luego de acabarse su comida, Trump me dijo que ya hasta podíamos exportar caguamas a los Yunaited sin problemas. Si el camino más rápido para llegarle al corazón es por la pancita“, confesó el tabasqueño.

Mike Pompeo, Secretario de Estado americano y quien también estuvo presente, prefirió degustar unos tacos de chicharrón con pico de gallo y aprovechó para llevarse un itacate para el camino. También pidió que su refresco fuera vaciado en una bolsita sin popote, por aquello de las tortugas que se mueren con estos cilindros diabólicos, y se llevó dos envases de caguamas de la mesa, porque había dejado el importe en una tienda cercana y tenía que ir a cobrarlo antes de irse: “es que es para mi pasaje de regreso“, concluyó.

Donald Trump escribió en su cuenta de Twitter que el morenista había sido todo un caballero y que se encontraba agradecido por las atenciones brinadas por Doña Mary. Así mismo, manifestó que la comida mexicana está mucho más deliciosa que la comida rusa y que le había caído bien que Obrador no fuera nada Putín como él pensaba.

La cuenta ascendió a casi $300 pesos, mismos que fueron cubiertos por el Estado Mexicano (pero a nombre de López Obrador, porque él invitó por aquello de la austeridad) y la propina corrió a cuenta del mandatario norteamericano, quien dejó $15 pesos y una visa americana válida por un inmigrante ilegal.

Otras notas chidas:

Comentarios del feisbuk:
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!