A un día de empatar el clásico: afición de Chivas y equipo celebran en la Minerva

La Minerva.- La afición más grande del país, la que nunca se echa para atrás y apoya a su equipo aunque vayan perdiendo todos sus partidos, todavía no logran asimilar que hayan rescatado el empate con un penal en contra de último minuto. Por ello, varias porras de las Chivas se organizaron junto a la directiva y se fueron a hacer una magna celebración en la glorieta de La Minerva.

Varios chivahermanos confesaron que hacía mucho que no sentían ninguna alegría: “prácticamente estábamos muertos por dentro, pero empatarle al América fue lo mejor que nos pudo haber pasado, es algo indescriptible“, confesó Poncho, aficionado chiva que hace dos días acababa de ser papá.

Además, para conmemorar el momento, la mayoría de los aficionados aprovecharon para bañarse y algunos, hasta para peinarse. “Es que no manches, carnal, ya nos veíamos siendo goleados el domingo, pero nel. Mi vieja me había regañado porque no me había bañado desde hace unas semanas, pero de veras’ que mis calzones aguantaban otra puesta“, dijo Gonzalo, mientras lo veían sus hijos.

Jorge Vergara agradeció a José Saturnino Cardozo, director técnico del Chivas, por su desempeño al frente del equipo: “se rifó, no pensamos que fuéramos a ganar nada este torneo… bueno, no ganamos nada, pero empatar con el Ame fue como haber ganado la Champions, el mundial, no sé, se sintió bien padre“, confesó el empresario.

Desde aproximadamente las 10:00 de la noche hasta las 4 de la madrugada de hoy, la afición chivista aprovechó para embriagarse. La mayoría de ellos lloraron, se abrazaron y algunos se fueron por ahí a descansar en un hotelito que estaba cerca, aunque casi todos eran hombres.

Ya con eso salvamos el torneo. De hecho, ya andamos platicando con el gobierno de Guadalajara para ver si le podemos hacer una escultura conmemorativa al arquero Raúl Gudiño. Es que haberle atajado un penal a Matheus Uribe ha sido lo más grande que le pasó a esta institución“, confesó Vergara.

Esta mañana, la glorieta de La Minerva amaneció llena de hombres encuerados y condones usados regados por todas partes: “estuvo bueno el festejo, pero quién sabe qué habrá pasado, según yo veníamos puros hombres“, concluyó otro aficionado, adolorido de las pompis, pero feliz.

Otras notas chidas:

Comentarios del feisbuk:
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!